Todo es mentira

Para Don Miguel habría sido otro día normal, si, al entrar a trabajar en las oficinas de la calle Francisco Mascullana, como llevaba haciendo cada día los últimos treinta años, no se hubiera dado cuenta de que se había estado confundiendo de edificio.

Anuncios

About this entry