Nueva York 1930

La primera vez que me apuñalaron el corazón fue en un aparcamiento, como en las viejas películas de gansters. Luego me pasé la tarde acostado en el césped curtiendo las heridas bajo el sol.

Anuncios

About this entry