A pesar de todo nada cambió

Cogí las llaves con cadena y el monedero de punto. Los metí en el bolsillo. Fui a la cocina, bebí agua. Mientras andaba por el pasillo palpé los bolsillos, las llaves con cadena y el monedero de punto seguían allí. Salí, cerré con las llaves con cadena y bajé. Me metí la mano en el bolsillo, las llaves con cadena y el monedero de punto aún estaban ahí mientras caminaba por la calle vacía.

Anuncios

About this entry