Somos silencio

vela-007.JPG

Todavía nos sigue fascinando el fuego, cuatro cientos mil años después. La luz sucia de una vela nos tranquiliza, nos hace pensar en los nuestros. Nos acordamos de las hogueras nuevas y de los prístinos pactos que sellaron los primeros humanos. Miramos allá arriba y, en el silencio, nos sentimos nada y todo.

Anuncios

About this entry