Fifth Avenue

hopper-edward-room-in-new-york.jpg

Edward Hopper. Habitación en Nueva York

FIFTH AVENUE

Ese sentirse solo a la salida
del trabajo, del cine, al ir a casa…

Saber que nadie espera que uno llegue
para alegrarse al verle o rechazarle,
hace enemiga la calle desierta
e inhóspita la calle más poblada.

Los amigos… Me cuentan sus problemas
y se marchan aprisa. Y uno queda,
de nuevo, otra vez, solo y debe, siempre,
replegarse en su yo y su aburrimiento.

Qué vacío descubre uno en sí mismo
cuando uno mismo busca su yo interno.
Qué ser desagradable se contempla
cuando su propio ser uno examina.

Y aquí, entre tanta gente, en la ciudad,
siente uno que no importa nada a nadie.

José María Fonollosa

Anuncios

About this entry