Viaje a Ítaca

Al final llegué, como cada verano, ya tenía ganas. Todo olía igual, todo significaba la mismo, pero había algo raro, todo estaba viejo. Habían pasado los años sin darme cuenta.

Anuncios

About this entry