Capítulo 72

La conoci un mayo, cuando, jóvenes, peleábamos por causas perdidas en asambleas vacías. Ella era la última nihilista de la facultad, tenía la taquilla llena de viejos libros de Písarev que me enseñaba a menudo; yo luchaba por mantener viva la única razón que me quedaba para justificar mi rebeldía.

Anuncios

About this entry