El ratón y el gato

Hace unos días se coló un ratoncillo en mi casa. Mientras mi madre chillaba como en las películas yo me quedé absorto mirándolo. ¿Qué habría venido a hacer aquí? ¿había salido de su casa porque se moría de hambre, huía de algo? ¿dónde estaría su madre?. Después de cogerlo y soltarlo en un descampado me di cuenta de que a unos treinta metros de allí había contenedores de basura con gatos. Creo que no era el mejor lugar para soltarlo, quizá fue su sentencia de muerte. ¿Quién era yo para decidir dónde dejar al ratón, quién era yo para realizar ese juicio sumarísimo?

Esa noche soñé que soltaba el ratón en otro lugar donde no hay gatos y que le dejaba un poco de queso. Creo que fue la manera en que mi alma intentó reajustar el equilibrio universal, si no pude salvar su cuerpo, al menos salvé su alma.

Anuncios

About this entry